Archive for the 'Otros' Category

22
Ene
10

CAMPAÑA DE RECOGIDA DE ALIMENTOS PARA LOS COMPAÑEROS DE CREACIONES EN ACERO

COMUNICADO AGRUPACIÓN PCE – ALCALÁ DE HENARES

Desde el pasado 5 de enero la empresa alcalaína CREACIONES EN ACERO está cerrada por la patronal sin previo aviso a los trabajadores. Esta empresa llevaba cuatro meses sin pagar a sus empleados, a los cuales no se les ha dado carta de despido ni posibilidad de cobrar su prestación por desempleo.
Los 42 trabajadores han reaccionado de un modo ejemplar al permanecer unidos y organizados. Desde el 5 de enero están en la puerta de la empresa haciendo guardia en turnos de día y noche, a pesar de las duras condiciones climatológicas, para evitar la salida de maquinaria. Su sindicato, CC.OO., ha denunciado la situación a inspección de trabajo y preparan movilizaciones.
La patronal no quiere negociar hasta que no se retiren de la puerta, a lo que los trabajadores se niegan y exigen sus legítimos salarios. Entre unas cosas y otras los compañeros llevan cinco meses sin cobrar ni un duro, por lo que su situación económica es alarmante. A propuesta del PCE de Alcalá de Henares, y con el visto bueno de los trabajadores de la empresa y de CC.OO., vamos a iniciar una campaña de recogida de alimentos para que los compañeros puedan seguir las reivindicaciones. Se precisan alimentos, (leche, aceite, legumbres, arroz, pasta, fruta, galletas, conservas…) y productos de primera necesidad (pañales, compresas, alimentos infantiles…)
El punto de recepción de alimentos es el local del PCE de Alcalá de Henares, (c/Ronda de Pescadería, nº10) de Lunes a Viernes en horario de 12:00 a 14:00 h. y de 18:00 a 21:30 h. Desde ya. En breve daremos a conocer más puntos de recogida. La situación es grave y urgente.
Para más información llamar a David al 627 03 00 23.

Anuncios
06
Ene
10

Qué piensan los vecinos del Patio Maravillas

05
Ene
10

El Patio Maravillas inaugura su nueva sede en Pez 21

El Patio Contraataca:

Doce horas después desde su desalojo de la calle Acuerdo, el Patio Maravillas acaba de inaugurar una nueva sede en la Calle Pez número 21. Acompañados por las 1500 personas que se concentraban pacíficamente en la Plaza del 2 de Mayo. Ahora mismo 600 personas siguen concentrandose en el exterior del edificio y poco a poco van entrando a conocer el inmueble.

El edificio abandonado durante varios años, pertenecía a una inmobiliaria que se encuentra en situación de quiebra, quedando el inmueble en una situación de embargo judicial.

El Patio Maravillas continuará con las negociaciones con el ayuntamiento en busqueda de una solución ‘legal’ para el proyecto manteniendo las actividades que ya venía realizando el Patio Maravillas en su antigua sede.

05
Ene
10

“No desalojan un Centro Social. ¡El Patio Vive!”

Hoy a las 20:00 en la plaza del 2 de Mayo – Concentración de Apoyo

Comunicado de la Asamblea del Patio Maravillas tras el desalojo de Acuerdo 8

Lo que la policía ha desalojado hoy en Madrid no es solo un centro social ocupado. Es mucho más que eso: Han desalojado un taller de bicis, una asesoría laboral, un espacio para niños y niñas, una sala de ensayos. Un taller de idiomas, uno de arte, de cuentos, de video. Un laboratorio tecnológico. Un comedor, una cafetería.

Desalojan un espacio en el que se han realizado más de 1000 actividades puntuales, cientos de charlas, de conciertos, de proyecciones y debates. Un espacio por el que han circulado decenas de miles de personas. Desalojan el espacio que ha sido la sede durante dos años consecutivos del nodo local del Foro Social Mundial. Desalojan un espacio que cuenta con el apoyo de un centenar de entidades sociales, políticas y culturales.

Desalojan también a una comunidad de gentes de esta ciudad que se ha organizado y ha abierto espacios para que otros puedan hacerlo. Que ha lanzado campañas. Que ha defendido iniciativas comunes contra la privatización de la sanidad, de la educación, de la cultura. Que ha puesto contra las cuerdas y ha visibilizado los Centros de Internamiento para personas migrantes en nuestra ciudad. Que ha luchado contra la privatización de la cultura. En fin, que ha ejercido la ciudadanía de forma activa.

Para desalojar eso creían necesario desplegar un montón de lecheras y varias decenas de agentes que han cortado el acceso a todas las calles adyacentes a la calle Acuerdo y al Patio. Como si se tratara de una escena de guerra, avasallando a los vecinos y vecinas (avasallar: sujetar, rendir o someter a obediencia). Han intentado imponer esa obediencia mediante el estado de sitio en el barrio. Pero ni siquiera así van a conseguirlo. Paradojas de la labor policial: todo ese despliegue para luego esperar hasta que la mayoría de la gente saliera del Patio para ir a trabajar y y asaltar a una de esas personas cuando salía por la puerta. Así de “sencillo” ha sido el desalojo del Patio. Todo ese despliegue cuando ahí no había ningún peligroso delincuente, cuando no se ha producido ningún tipo de choque físico entre la policía y quienes allí estábamos defendiendo el Patio. Todo ese despliegue y, sin embargo, ingenuos, no saben que así no logran desalojar lo que el Patio significa, lo que el Patio es.

De todo eso que desalojan hoy dos años y medio de intentos legales e ilegales, de amenazas y denuncias, lo único con lo que se quedan es con las paredes, los muros y las escaleras. No nos engañamos, sabemos que eso es mucho, porque esas paredes, esas escaleras y ese suelo le son devueltos a alguien que los debió haber perdido hace mucho tiempo. Leopoldo Arnáiz. Eso es lo que perdemos hoy. Eso es lo que nos quitan. Eso es lo que le roban a la ciudadanía de nuestra ciudad.

Pero tampoco somos ciegos. Lo que nos quitan es TAN SOLO eso. No nos quitan el taller, no nos quitan la asesoria, ni los talleres, ni el cine. Nada de eso nos quitan, No nos quitan las cientos de personas y colectivos que de forma activa han expresado su solidaridad estos días, nos han ayudado, aconsejado. Que nos han escuchado y cuestionado.

¿Por qué? Porque todo sus esfuerzos legales e ilegales, todo su despliegue policial, no detienen las iniciativas sociales en esta ciudad. No porque en el Patio sepamos algo que el resto ignore. No porque seamos más listos que nadie. Al contrario, porque sabemos lo que toda la ciudadanía sabe. Que no hay forma de vivir con dignidad si no es colectivamente. Si no es conquistando y defendiendo nuestros derechos.

La alternativa, hoy más que nunca, es asumir la destrucción de todo lo que nos es común.

Aquellos que nos desalojan dicen que estamos en crisis y que son ellos los que la están resolviendo, ¿cómo? ¿Destruyendo los espacios que pueden defender a la sociedad contra la crisis? ¿Que intentan recomponer un mínimo hilo social? ¿Cómo aceptar el mandato de aquellos que ante las crisis nos venden cinisimo, oportunismo y miedo? ¿Cómo no denunciar a las administraciones públicas que han hecho posible este desalojo: a la Delegación del Gobierno del PSOE, por llevar a cabo un desalojo que sabían que iba a causar un mal mayor al barrio que el bien que le podía reportar al propiestario del edificio; a la Comunidad de Madrid del PP de Esperanza Aguirre, cómplice de todos los demanes urbanísticos, corruptelas y demás; al Ayuntamiento de Madrid del PP de Gallardón, por su cobardía a la hora de afrontar el porceso de diálogo iniciado con nosotros, por no apostar decididamente por escuchar las demandas ciudadanas, y por imponer un modelo de ciudad que nos desagrada profundamente?

Por eso no vamos a detenernos. Porque sabemos que la solución a esta crisis económica, social y política está en otro sitio. Está en la gente, en la ciudad que se respira por abajo. Está en la defensa apasionada de cualquier espacio creado para que la vida común pueda desplegarse.

Por eso el Patio no está muerto. Ni va a estarlo.

Permanezced en sintonía. Aún queda mucho partido.

05
Ene
10

El desalojo del centro social El Patio de Maravillas, un regalo de reyes

CONCENTRACIÓN A LAS 20:00 EN LA PLAZA DE 2 DE MAYO

Julio Castro – laRepública.es

A primeras horas de la mañana de hoy 5 de enero, aprovechando la salida al trabajo de los ocupantes del centro social El Patio de Maravillas, situado en el entorno de la Plaza del 2 de Mayo, de Madrid, los cuerpos de represión del Estado invadían el edificio en un momento en que sólo tres de sus habitantes estaban en su interior, evacuándolos inmediatamente.

El dispositivo compuesto por más de 20 furgonetas antidisturbios ha impedido la vida ciudadana durante horas (y aún continúa a las 12:30h del mediodía), con un acordonamiento que afectaba a unas 8 manzanas de viviendas y comercios del céntrico barrio madrileño, denegando el paso incluso a las casas y comercios a la vecindad, quedando a criterio propio de los agentes el discernimiento entre quiénes eran vecinos “buenos” o “malos” para dejarlos pasar o no.

Ni siquiera los medios de comunicación han podido acceder para hacer fotos, salvo desde una distancia de dos manzanas de edificios más arriba, donde se ha formado una pequeña manifestación de ocupantes y simpatizantes de todas las edades.

Una vecina del barrio protestaba por no haber podido acceder a su calle al impedírselo la policía antidisturbios, y relataba que cuando se ha dado la vuelta enfadada para irse, el agente de turno la ha calificado de “maleducada”. Por eso, esta mujer recuerda al Ayuntamiento, a la Comunidad de Madrid y a las autoridades gubernamentales que los maleducados son ellos por tener la actitud que tienen frente a estos hechos.

Para las 8 de la tarde de hoy se ha convocado en la plaza del Dos de Mayo una manifestación pacífica, como recalcaba uno de los portavoces de El Patio de Maravillas, “tan pacífica como ha sido la ocupación y la gestión de este Centro Social”. Recordemos que este local, anteriormente un colegio que llevaba abandonado más de diez años, fue ocupado hace dos años y medio y ya ha sufrido algunos intentos de desalojo policial. Sin embargo, sus ocupantes llevaban un tiempo negociando con las administraciones públicas una solución para continuar y “evitar la especulación con los edificios abandonados de Madrid”. Según su portavoz, parecía que últimamente las negociaciones habían tenido buenos avances, pero los hechos de hoy parecen contradecir este último término.

Así mismo, nos indicaron que hoy por hoy, salvo que se llegue a un acuerdo en positivo, es imposible continuar con la ocupación, ya que tan sólo se permite pasar a las personas de cuatro en cuatro, para recoger sus pertenencias, como marca la ley. Sin embargo, prometen que continuarán de la manera que puedan en el local que consigan ocupar, ya que, como es bien sabido, las actividades sociales de este centro han sido innumerables a lo largo del tiempo que han permanecido allí, llegando a desarrollar este pasado año, unos “Veranos de Maravillas” en paralelo a los Veranos de la Villa del Ayuntamiento, son gran cantidad de ofertas culturales y de ocio.

17
Jul
09

Madrid Sur: Recuperar la calle para parar la violencia del sistema

x Carla del Valle [Extraído de LaHaine.org]

Es imprescindible hacer frente al terror del sistema desde lo colectivo, desde los espacios donde nos encontramos en el día a día.

Las desigualdades económicas y sociales se acentúan y el sistema trata de solucionar los problemas, tanto cotidianos como globales, con las herramientas que el capitalismo tiene a su disposición para tiempos de crisis. Estas son el fascismo como idea y práctica y la fuerza bruta policial, militar y de control social. El racismo como discurso que divide a los iguales y sus consecuencias. La mano dura de la porra, de la videovigilancia y en casos extremos del fusil. Los medios de comunicación garantizan la efectividad de todas estas herramientas del sistema, se ponen a su entera disposición y desarrollan la criminalización y la alarma social, garantes de un plan bien diseñado que va desde las altas esferas del poder hasta las poblaciones más desfavorecidas de las grandes urbes.

La periferia sur de Madrid experimenta en estos últimos meses un claro avance en la puesta en práctica de las herramientas represivas y de control del sistema. Dificilmente podríamos pensar en casualidad, cuando los casos se multiplican y las evidencias de una estrategia de imposición mediante la violencia se hacen cada vez más cotidianos en los barrios del sur. Una estrategia que quiere imponer el más absoluto silencio, no solo sobre los desmanes ya cometidos, si no con los que están por venir:

El desmantelamiento industrial en las grandes empresas que pueblan los polígonos del “cinturón rojo”, la precarización de los empleos que sobreviven, la privatización de los servicios públicos, el aumento de los despidos masivos de trabajadores públicos y su sustitución por puestos precarios en contratas, la corrupción municipal como seña de identidad de los gobiernos “progresistas” (PSOE – IU) del sur, la normalización de una policía municipal violenta y corrupta, el intento de neutralización de las iniciativas vecinales autónomas de las instituciones, el ocio juvenil dirigido y planeado para su propia autodestrucción, la sobreexplotación de los terrenos para la construcción de pisos-dormitorio y la especulación urbanística ya sea en lo privado como en el suelo público.

La alfombra del bienestar no esconde las desigualdades

Si por algo se caracterizan las ciudades del sur de Madrid (hablamos de 160.000 habitantes en una de las más pequeñas) ha sido el extraordinario lavado de cara que los ayuntamientos han ido realizando en estos últimos años, aunque también aquí el reparto de fondos fue desigual. Los ayuntamientos han conseguido estabilizar una calle de retrato invirtiendo grandes cantidades de dinero en la limpieza y mantenimiento de los espacios públicos. También los han dotado de “servicios” a la ciudadanía. Desde parques infantiles, hasta espacios para mayores. La oferta cultural, aunque en manos de bancos y empresas, ha aumentado considerablemente. Las flores, las estatuas de escultores de dudoso prestigio, el desbordante mobiliario urbano, la construcción de espacios verdes o el disfraz ecológico del uso de la bicicleta. El objetivo parece estar cumpliéndose. Lo visual termina ganando la batalla, paradojicamente en un mundo de absoluta ceguera.

Pero el tiempo esta demostrando a los vecinos del sur que los equipamientos sociales no son gratis, hay que pagarlos. Las abundantes flores de las infinitas rotondas no cumplen las expectativas básicas de las personas. Mientras que el alcalde inaugura un nuevo tramo de carril bici, privatizan 100 camas del hospital, o a la vez que amplían el asesoramiento en los centros para jóvenes, condenan a esa misma juventud a la precariedad más absoluta o los envían a la “iniciación laboral”, directos a una fábrica de futuros esclavos. En definitiva, el estado de bienestar, aunque solo se pueda ver pero no tocar.

Cuando el bienestar decae la porra ocupa su lugar

La comunidad de Madrid tiene un historial muy particular en cuanto a las decisiones adoptadas sobre policía local de sus municipios. En 2004 la CAM decide crear un nuevo cuerpo policial que sustituya a la clásica local y sus tareas. Las BESCAM (Brigradas Especiales de Seguridad de la CAM) se consolidan ese mismo año. El paso del tiempo nos confirma que el nuevo cuerpo policial tenia ya una función muy definida de antemano, estudiada y avalada por el gobierno de Madrid. Ahora las BESCAM desarrollan, porra en mano, el concepto de seguridad ciudadana exportado de otros países europeos.

En los últimos cinco años el abuso de poder, cuanto menos, ha estado extendido por todos los municipios del sur, aunque en algunos con más virulencia que en otros. En Móstoles por ejemplo, el pasado mes de Mayo la policía con la ayuda de un grupo de bomberos efectuaba el desalojo ilegal de las viviendas okupadas “La Favela”. El desalojo solo era una aperitivo de las sucesivas redadas, detenciones ilegales, acoso y abusos que sufren en este momento vecinos y jóvenes comprometidos del municipio. Aquella semana se descubrió que la policía de la localidad guarda ficheros ilegales con datos de militantes políticos, utilizados más tarde para seguimientos y retenciones.

También en 2006 el ayuntamiento de Leganés aprobaba la Ley del Civismo, de la que en poco tiempo se demostró que solo era un intento de bloquear y paralizar la actividad vecinal, sindical y social que los colectivos del municipio llevan a cabo. En la actualidad esta ley es esgrimida con fuerza por otros tantos ayuntamientos del sur, que ven en ella una buena oportunidad para callar voces locales disidentes.

Cuando los vecinos hablan y no se conforman con el bienestar de salón que le ofrecen, el ayuntamiento blande la porra. La represión está aumentando en el sur de Madrid porque forma parte de una estrategia que pretende desmontar un tejido social, ya dañado, que pueda hacer frente en un futuro cercano a la degradación de vida que sufrimos, o simplemente busca visualizar la fuerza bruta que el sistema puede emplear si no callamos ante las desigualdades o incluso si nos atrevemos a existir.

BESCAM: “El bloke” es la norma

Hace unos días TVE nos ofrecía una “superproducción” televisiva sobre la trama de corrupción “descubierta” en Coslada el pasado año. Pero el tiempo nos demuestra que “El Bloke” solo era la punta del iceberg de la corruptela policial habitual en las BESCAM, especialmente en las localidades del sur.

En mayo de 2008 el ayuntamiento de Leganés activaba un plan especial de Seguridad en la zonas “conflictivas” de la localidad. El plan vino motivado, al menos publicamente, por el asesinato del joven Bruno S.O ese mismo mes en una zona de copas, caso que conmocionó el municipio.

En la actualidad el plan especial de seguridad puesto en marcha también en otros municipios cercanos se traduce en el incremento de las dotaciones de BESCAM, de la presencia de antidisturbios en las zonas de ocio nocturno, las redadas indiscriminadas dirigidas especialmente contra los jóvenes e inmigrantes (redadas racistas) o el acoso a los bares que no cumplen el canon de “moderno”.

Comienzan a ser conocidas las patrullas de BESCAM de paisano que peinan tarde y noche los parques y otras zonas de reunión habituales. En grupos de cuatro y haciéndose pasar por simples viandantes, realizan identificaciones y cacheos indiscriminados en actitud muy violenta y agresiva. Los BESCAM de paisano acutan con impunidad al más puro estilo de las patrullas militares de Berlusconi. Una campaña mediática preparó el terreno para este incremento de presencia policial. La alarma social jugó tan buena partida que algunos cientos de vecinos pidieron en aquellos días más presencia policial.

Por otra parte, el narcotráfico a gran escala forma parte del día a día en las localidades del sur. Toda una trama de grandes magnates se parapetan en la complicidad policial que le otorgan los numerosos sobornos y chantajes mutuos. Mientras, consumidores y pequeños vendedores engordan las cifras que justifican la represión y el control. Un negocio bien rentable que los oscuros reductos municipales protegen concienzudamente

“El Bloke” de Coslada no fue más que la cabeza de turco del momento, el lavado de cara de la afectada imagen de las BESCAM. Es evidente a estas alturas que “El bloke” se mueve con soltura en el sur de Madrid de la mano de los ayuntamientos y de la CAM.

Nazis y policía contra la juventud organizada

Este mismo mes “Fuenlabrada Antifascista” hacia público un relato de lo sucedido meses atrás con el intento de poner en marcha un centro social okupado en esta localidad. Los jóvenes explican en su escrito lo que un mando policial les dijo ante el atrevimiento de okupación de un espacio abandonado: “ojala esta noche alguien más grande y fuerte que vosotr@s venga y os eche”, confirmando de esta manera tan precisa las formas habituales de la policía en el sur de Madrid. Sobran ya ejemplos de que la policía y las instituciones se ponen al servicio de la especulación cuando esta se lo requiere, y esta a su vez al servicio de la represión a la juventud activa.

Los mismos jóvenes vecinos de Fuenlabrada que vieron frustrado su intento de crear un espacio popular autónomo denunciaban la ayuda prestada por conocidos nazis de la localidad en el desalojo ilegal. “…dos de ellos, neonazis que pudimos reconocer. No hacían mas que gritar extremadamente exaltados que ese era su negocio, que “unos guarros no se lo íbamos a joder” decían en el escrito. Los mismos nazis, ellos y sus compinches de cacería, que acumulan decenas de agresiones racistas en el municipio y que regentan con total impunidad el bar “La Cantina”, lugar habitual de reuniones nazis.

Sobre esto podríamos asegurar que si la juventud antifascista vecinos de las localidades del sur no llevaran años fomentando y trabajando un barrio sin fascistas, sin agresiones o sin propaganda racista, la contundencia de esta complicidad policía-nazi-ayuntamiento seria mucho mayor y sin duda con peores consecuencias.

Recuperar la calle para existir

Si echamos un vistazo al actual momento comprobamos que lo relatado de un lugar en concreto puede ser facilmente el día a día de otro lugar, en otra periferia, en otras ciudades. El sistema esta poniendo buena parte de la carne en el asador, están hilando fino y nada responde a una casualidad ni tampoco a ningún grupusculo oscuro carnaza de best seller, las herramientas que el capitalismo utiliza hoy son en esencia las de ayer, siguen estando bien claro los papeles que los poderes tienen que jugar.

Si algo esta difuso o en decadencia es la conciencia de clase, nuestros valores humanos y nuestro sentimiento colectivo. La pandemia del individualismo es alimentada con gusto por toda la estirpe económica y con poder, dejando vía libre a todos los desmanes posibles. El miedo propagado por la voz de los mass media nos paraliza y bloquea nuestra solidaridad y cercania con el resto del colectivo con el que convivimos y formamos parte. Cuando la policía invade nuestros espacios más cercanos con violencia y agresividad están atacando nuestra vida en lo más básico del día a día.

La calle es el símbolo de las minorias porque es el lugar donde se encuentran y se convierten en mayoria con poder de cambio y de transformar lo que no desean. Es imprescindible hacer frente al terror del sistema desde lo colectivo, desde los espacios donde nos encontramos en el día a día, sin más intermediario que la libertad individual de todos los que formamos parte de el. La calle es buen lugar para encontrarnos, tanto en las carencias básicas e inmediatas como en las transformadoras a largo plazo. Recuperar y potenciar todos los lugares donde hace unas decadas nos encontrabamos y luchabamos: el hospital del barrio, la comunidad de vecinos, el centro de trabajo, la universidad, los espacios juveniles. En realidad tendriamos que recuperar la calle, imponerle nuestras necesidades y aspiraciones y alejar a todos los que nos la quieren robar y les molesta que existamos.

Verano 2009

02
Jun
09

La máxima vil. Memoria de Adam Smith

Constituye una muy sugestiva experiencia leer a Adam Smith en los tiempos de crisis, espantos bursátiles y zozobra que vivimos. El extendido hábito de opinar acerca de autores clásicos sin haber leído ni una palabra de lo que escribieron ha dado lugar a una imagen groseramente deformada del verdadero pensamiento de Adam Smith, igual que de tantos otros. Lo común es referirse a él como el más recalcitrante paladín del capitalismo salvaje, apóstol del mercado sin límites y enemigo acérrimo de cualquier intervención social del Estado. Los ultraliberales modernos lo veneran como adversario irreconciliable de Karl Marx, al que también erróneamente se le atribuye la defensa del estatalismo a ultranza.

Quien fue el verdadero Adam Smith dista mucho, sin embargo, de esa caricatura. De otra manera, hubiese sido difícil comprender que el mismo Marx lo reconociera como inspirador hasta el punto de afirmar que la teoría económica de El Capital «era en sus rasgos fundamentales la continuación necesaria de la doctrina de Smith y de Ricardo». El autor de La riqueza de las naciones fue en realidad un profesor de filosofía moral, convencido cultivador de los ideales de la Ilustración, que, en coherencia justamente con la aspiración enciclopédica de tales ideales, se propuso elaborar una teoría general de la moral, la política y la sociedad. Este propósito se sugiere en su obra más querida, La teoría de los sentimientos morales, en donde también recoge la idea cardinal de que, aparte de la persecución del propio interés, todos los seres humanos son movidos por un genuino sentimiento de solidaridad y simpatía por los demás, y que toda sociedad organizada racionalmente debe estimular este sentimiento.

Como de manera fatal ha sucedido a cuantos se han empeñado en gigantescos planes de creación intelectual, el de Adam Smith quedó inconcluso tras su muerte en 1790. La riqueza de las naciones, su libro más célebre aunque no por ello más conocido, era una parte esencial del plan centrada en la moral práctica; a él dedicó diez años de intenso trabajo. Leerlo hoy, confundido por los prejuicios al uso, puede llevar a más de una sorpresa. Para empezar, la manida metáfora de la «mano invisible» que regula el mercado aparece una sola vez a lo largo de más de mil páginas y, como advirtió Keynes, más basada en una concepción moral de la libertad humana que en un razonamiento económico. No hay en Adam Smith ni rastro de la tediosa cantinela del laissez faire-laissez passer, dogma muy posterior a él. Al contrario, proclama abiertamente que «todo ejercicio de la libertad natural de unos pocos individuos que ponga en peligro la seguridad de toda la sociedad es y debe ser restringido por las leyes». Y establece como los dos objetivos básicos de la economía política propiciar que la población obtenga los medios precisos para su subsistencia y que la comunidad logre los ingresos necesarios para sufragar los servicios públicos. Si hay un principio que impregne toda la obra de Smith, no es el de ninguna mano invisible, sino la idea de que la riqueza de las naciones no procede de la acumulación de dinero, oro o plata, sino que descansa en el trabajo, fuente para él de todos los valores. Fue Adam Smith, y es de él de quien lo toma Marx, el primero en señalar con claridad que el beneficio del capitalista proviene del trabajo realizado por el obrero pero no pagado. Es decir, la noción de plusvalía.

Es indudable que fue un liberal (tan indudable como que no lo son, en cambio, ni George Bush ni Esperanza Aguirre, a pesar de sus constantes profesiones de fe; mercantilistas autoritarios es una expresión que cuadra a éstos mucho mejor). Adam Smith confiaba en que la competencia en un mercado libre de trabas limitaría por sí sola la propensión al enriquecimiento injusto y a los abusos de los empresarios y beneficiaría a la mayoría de la población. Los empresarios buscan siempre, argumentaba con toda justicia, la ampliación de los mercados y la reducción de la competencia, y por eso mismo conviene a la sociedad fomentarla. Es obvio que jamás ha existido en ningún lugar del mundo un tal mercado libre. Todos acaban conformados por oligopolios, cuando no por monopolios, y dominados por unos cuantos grupos empresariales con poder sobrado para utilizar a los Estados en beneficio propio, desmantelando servicios públicos (uno de los dos objetivos de la economía política, a juicio de Smith) y empleando en pro de su lucro particular inmensas estructuras burocráticas públicas y privadas. Hacer pasar por libre competencia la impunidad para el saqueo de la riqueza social es la gran estafa ideológica urdida por la pseudociencia de los marginalistas y la Escuela de Chicago y aplicada servilmente por la inmensa mayoría de gobiernos del mundo. Los capitalistas nunca quisieron que el Estado no interviniera en la economía; quieren que sólo intervenga en beneficio de ellos, aunque sea a costa de la miseria de la inmensa mayoría. Por no irnos muy lejos, hoy ya es evidente que las obscenas ganancias de los grupos inmobiliarios de nuestro país, causa principal aquí de la crisis, habrían sido inconcebibles sin la cooperación necesaria, constante y organizada de la Administración pública.

Pero no era del todo un ingenuo Adam Smith. La forma en que se refiere a los capitalistas en multitud de pasajes de su obra es lo que más puede sorprender a su lector actual. Constata que sus intereses son opuestos a los del conjunto de la sociedad y denuncia con durísimas palabras la permanente «conspiración contra el público» en la que se hallan inmersos, así como su colusión para reducir los salarios y los derechos de los trabajadores. Hay que examinar escrupulosamente cada reforma legal que propongan al Estado, advierte, porque «provendrá de una clase de hombres… que tienen generalmente un interés en engañar e incluso oprimir a la comunidad, y que de hecho la han engañado y oprimido en numerosas oportunidades».

En estas semanas, cuando los bancos centrales europeos y el gobierno de Estados Unidos destinan miles de millones de dinero público a sufragar los costes de los gigantes financieros, para que sigan saqueándonos a placer protegidos por un sistema económico delirante e insostenible, la lectura de Adam Smith puede ser reveladora. «La máxima vil de los poderosos –nos dice el viejo profesor de filosofía moral- parece haber sido siempre: todo para nosotros, nada para los demás». Ni fueron ni son liberales; son, sencillamente, los poderosos. Y frente a su «máxima vil», hoy como ayer, al público sólo le cabe la rebelión.

Ricardo Rodríguez




Para contactar o mandar noticias

PCE GETAFE
getafe@pcmadrid.org

LA TERTULIA
latertuliagetafe@gmail.com

UJCE GETAFE
getafe@jcmadrid.org

ASOCIACIÓN HO CHI MINH
amistad.vietnam@gmail.com

ASOCIACIÓN JULIO ANTONIO MELLA
amistad.cuba@gmail.com

APERTURA DEL LOCAL (calle Pizarro 23)
Lunes de 18:00 a 20:00h
Miércoles de 18:00 a 20:00h

diciembre 2017
L M X J V S D
« Mar    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Nos han visitado...

  • 76,351 ciudadanos