02
Jun
09

La máxima vil. Memoria de Adam Smith

Constituye una muy sugestiva experiencia leer a Adam Smith en los tiempos de crisis, espantos bursátiles y zozobra que vivimos. El extendido hábito de opinar acerca de autores clásicos sin haber leído ni una palabra de lo que escribieron ha dado lugar a una imagen groseramente deformada del verdadero pensamiento de Adam Smith, igual que de tantos otros. Lo común es referirse a él como el más recalcitrante paladín del capitalismo salvaje, apóstol del mercado sin límites y enemigo acérrimo de cualquier intervención social del Estado. Los ultraliberales modernos lo veneran como adversario irreconciliable de Karl Marx, al que también erróneamente se le atribuye la defensa del estatalismo a ultranza.

Quien fue el verdadero Adam Smith dista mucho, sin embargo, de esa caricatura. De otra manera, hubiese sido difícil comprender que el mismo Marx lo reconociera como inspirador hasta el punto de afirmar que la teoría económica de El Capital «era en sus rasgos fundamentales la continuación necesaria de la doctrina de Smith y de Ricardo». El autor de La riqueza de las naciones fue en realidad un profesor de filosofía moral, convencido cultivador de los ideales de la Ilustración, que, en coherencia justamente con la aspiración enciclopédica de tales ideales, se propuso elaborar una teoría general de la moral, la política y la sociedad. Este propósito se sugiere en su obra más querida, La teoría de los sentimientos morales, en donde también recoge la idea cardinal de que, aparte de la persecución del propio interés, todos los seres humanos son movidos por un genuino sentimiento de solidaridad y simpatía por los demás, y que toda sociedad organizada racionalmente debe estimular este sentimiento.

Como de manera fatal ha sucedido a cuantos se han empeñado en gigantescos planes de creación intelectual, el de Adam Smith quedó inconcluso tras su muerte en 1790. La riqueza de las naciones, su libro más célebre aunque no por ello más conocido, era una parte esencial del plan centrada en la moral práctica; a él dedicó diez años de intenso trabajo. Leerlo hoy, confundido por los prejuicios al uso, puede llevar a más de una sorpresa. Para empezar, la manida metáfora de la «mano invisible» que regula el mercado aparece una sola vez a lo largo de más de mil páginas y, como advirtió Keynes, más basada en una concepción moral de la libertad humana que en un razonamiento económico. No hay en Adam Smith ni rastro de la tediosa cantinela del laissez faire-laissez passer, dogma muy posterior a él. Al contrario, proclama abiertamente que «todo ejercicio de la libertad natural de unos pocos individuos que ponga en peligro la seguridad de toda la sociedad es y debe ser restringido por las leyes». Y establece como los dos objetivos básicos de la economía política propiciar que la población obtenga los medios precisos para su subsistencia y que la comunidad logre los ingresos necesarios para sufragar los servicios públicos. Si hay un principio que impregne toda la obra de Smith, no es el de ninguna mano invisible, sino la idea de que la riqueza de las naciones no procede de la acumulación de dinero, oro o plata, sino que descansa en el trabajo, fuente para él de todos los valores. Fue Adam Smith, y es de él de quien lo toma Marx, el primero en señalar con claridad que el beneficio del capitalista proviene del trabajo realizado por el obrero pero no pagado. Es decir, la noción de plusvalía.

Es indudable que fue un liberal (tan indudable como que no lo son, en cambio, ni George Bush ni Esperanza Aguirre, a pesar de sus constantes profesiones de fe; mercantilistas autoritarios es una expresión que cuadra a éstos mucho mejor). Adam Smith confiaba en que la competencia en un mercado libre de trabas limitaría por sí sola la propensión al enriquecimiento injusto y a los abusos de los empresarios y beneficiaría a la mayoría de la población. Los empresarios buscan siempre, argumentaba con toda justicia, la ampliación de los mercados y la reducción de la competencia, y por eso mismo conviene a la sociedad fomentarla. Es obvio que jamás ha existido en ningún lugar del mundo un tal mercado libre. Todos acaban conformados por oligopolios, cuando no por monopolios, y dominados por unos cuantos grupos empresariales con poder sobrado para utilizar a los Estados en beneficio propio, desmantelando servicios públicos (uno de los dos objetivos de la economía política, a juicio de Smith) y empleando en pro de su lucro particular inmensas estructuras burocráticas públicas y privadas. Hacer pasar por libre competencia la impunidad para el saqueo de la riqueza social es la gran estafa ideológica urdida por la pseudociencia de los marginalistas y la Escuela de Chicago y aplicada servilmente por la inmensa mayoría de gobiernos del mundo. Los capitalistas nunca quisieron que el Estado no interviniera en la economía; quieren que sólo intervenga en beneficio de ellos, aunque sea a costa de la miseria de la inmensa mayoría. Por no irnos muy lejos, hoy ya es evidente que las obscenas ganancias de los grupos inmobiliarios de nuestro país, causa principal aquí de la crisis, habrían sido inconcebibles sin la cooperación necesaria, constante y organizada de la Administración pública.

Pero no era del todo un ingenuo Adam Smith. La forma en que se refiere a los capitalistas en multitud de pasajes de su obra es lo que más puede sorprender a su lector actual. Constata que sus intereses son opuestos a los del conjunto de la sociedad y denuncia con durísimas palabras la permanente «conspiración contra el público» en la que se hallan inmersos, así como su colusión para reducir los salarios y los derechos de los trabajadores. Hay que examinar escrupulosamente cada reforma legal que propongan al Estado, advierte, porque «provendrá de una clase de hombres… que tienen generalmente un interés en engañar e incluso oprimir a la comunidad, y que de hecho la han engañado y oprimido en numerosas oportunidades».

En estas semanas, cuando los bancos centrales europeos y el gobierno de Estados Unidos destinan miles de millones de dinero público a sufragar los costes de los gigantes financieros, para que sigan saqueándonos a placer protegidos por un sistema económico delirante e insostenible, la lectura de Adam Smith puede ser reveladora. «La máxima vil de los poderosos –nos dice el viejo profesor de filosofía moral- parece haber sido siempre: todo para nosotros, nada para los demás». Ni fueron ni son liberales; son, sencillamente, los poderosos. Y frente a su «máxima vil», hoy como ayer, al público sólo le cabe la rebelión.

Ricardo Rodríguez

Anuncios

0 Responses to “La máxima vil. Memoria de Adam Smith”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Para contactar o mandar noticias

PCE GETAFE
getafe@pcmadrid.org

LA TERTULIA
latertuliagetafe@gmail.com

UJCE GETAFE
getafe@jcmadrid.org

ASOCIACIÓN HO CHI MINH
amistad.vietnam@gmail.com

ASOCIACIÓN JULIO ANTONIO MELLA
amistad.cuba@gmail.com

APERTURA DEL LOCAL (calle Pizarro 23)
Lunes de 18:00 a 20:00h
Miércoles de 18:00 a 20:00h

junio 2009
L M X J V S D
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Nos han visitado...

  • 75,803 ciudadanos

A %d blogueros les gusta esto: